16/3/08

El Paso


La gente se acerca lentamente. Vestidos de domingo, soportan estoicamente 
el sol de las tres de la tarde que abrasa Sevilla. 
Al final de la calle se escucha un rumor. Poco a poco, los nazarenos desfilan 
frente a nuestros ojos. Perfumes caros y baratos, mezclados con el aroma
de azahar, no disimulan ya el sudor del gentío. El ambiente se torna denso.

Aquello que era rumor, se transforma en estruendo cuando la banda
llega a nosotros. Luego silencio. Tenso. Respetuoso.
La calma que precede la tormenta.

Y al unísono; las desgastadas piedras de la calle vuelven a susurrar 
con el paso de los costaleros, que ejecutando una coreografía centenaria 
posan sobre sus hombros el peso de la tradición.







2 comentarios:

reyes sedano dijo...

ale venga!...
derroche de fotones...
me río de todos aquellos que miden mas de 1,70 cm y que intentan achucharnos en las ruedas de prensa porque somos chiquitillos para no dejarnos hacer nuestro trabajo.
aveces la estatura hace que te metas en las narices del personal
y aquí está el resultado
una foto con un par de narices!
me gusta me gusta.
si si.

GabrielPec dijo...

Hola!!! Somos bajitos pero poderosos!JEJEJE